Los Hijos de los Veteranos Confederados se atribuyen la pancarta “Defund NASCAR”


Un grupo, con sede en Tennessee, que se hace llamar los Hijos de los Veteranos Confederados, está asumiendo la responsabilidad de la pancarta “Defund NASCAR” que se desplegó el pasado domingo en el circuito Talladega Superspeedway, de Alabama.

26/06/2020 a las 08:05

CEST

EFE

El deporte prohibió la bandera confederada en las pistas a raíz de la muerte del hombre negro George Floyd, mientras se encontraba bajo la custodia de la policía de Minneapolis, lo que provocó disturbios sociales en el país.

“La prohibición de la exhibición de la bandera de batalla de la Confederación por parte de NASCAR es nada menos que pisotear el derecho de libre expresión de la Primera Enmienda de los sureños”, dijo el comandante en jefe de los Hijos de los Veteranos Confederados, Paul C. Gramling Jr., al Columbua Daily Herald.

Gramling Jr. definió la decisión de NASCAR como un acto “hostil”, “injusto” y lo que era peor “antidemocrático”.

“Este acto antiamericano no quedará sin respuesta. El pasado domingo, miembros de la Fuerza Aérea Confederada de Hijos de Veteranos Confederados mostraron su desaprobación por el pisoteo de NASCAR sobre los Derechos de la Primera Enmienda de los sureños. Durante y antes del comienzo de la carrera de NASCAR en la carrera de Talladega (Alabama), nuestro avión enarbolaba una pancarta anunciando una campaña para “Refundar NASCAR”.

El máximo responsable de la organización confederada dijo que “Es la esperanza de los Hijos de los Veteranos Confederados que a los fanáticos de NASCAR se les permita el derecho estadounidense fundamental de mostrar orgullo por su familia y su herencia”.

“Los Hijos de los Veteranos Confederados se enorgullecen de la diversidad de los militares confederados y nuestra moderna Southland”, destacó Gramling Jr. “Creemos que la calumnia de NASCAR de nuestra herencia sureña solo divide aún más a nuestra nación”.

Las tensiones han sido altas en NASCAR desde que el deporte prohibió la bandera confederada el pasado 10 de junio.

El piloto Ray Ciccarelli ha amenazado con dejar de correr después de la temporada.

El pasado domingo, además del cartel de “Defund NASCAR”, se encontró una soga en el garaje del corredor Bubba Wallace, el único piloto negro del deporte.

Inicialmente se pensó que era un crimen de odio y un acto de intimidación contra Wallace, de 26 años, quien hace dos semanas encabezó la campaña de que NASCAR prohibiera las banderas confederadas en todos sus eventos y propiedades.

Pero después de una investigación del FBI, se reveló que era un malentendido, era una cuerda para tirar de la puerta del garaje, ya que las imágenes de vídeo revelaron que había estado allí al menos desde octubre del 2019.

Además, que la asignación del garaje también se hizo de acuerdo a las reglas que rigen dentro de la NASCAR y que la misma se hace en función del puesto que ocupa en la clasificación el equipo al que pertenece el piloto.

Sin embargo, la NASCAR, tras el fiasco de la soga, no ha hecho ningún tipo de críticas a lo sucedido ni buscado responsables dentro de la organización por lo sucedido, que a través de las redes sociales ha sido motivo de burla y todo tipo de valoraciones negativas, al igual que le ha sucedido a Wallace.