Giulio Sabbia:”La tecnología y su incidencia en las relaciones laborales. el futuro del trabajo”

Hablar del futuro del trabajo nos obliga a reflexionar sobre el pasado, memorar diversos conceptos, circunstancias e instituciones del Derecho de Trabajo y mirar nuestro alrededor para descubrir que ese futuro no está tan lejos, afirma Giulio Sabbia.
Justo es reconocer que la preocupación por el futuro del trabajo se da en un contexto donde la tecnología ha irrumpido en todos los órdenes de la vida del ser humano.
En efecto, durante los últimos tiempos (o años) se han introducido conceptos como automatización, inteligencia artificial, e-commerce, e-learning, homebanking, teletrabajo, trabajo remoto, neurotecnología, drones, “emprendedurismo”, economía colaborativa (sólo por nombrar algunos ejemplos), los cuales son consecuencias más o menos mediatas de la irrupción y desarrollo de la tecnología en el mundo, en la sociedad y en los vínculos interpersonales.
Si bien la situación se presenta en estado embrionario y por tanto no se conocen las dimensiones que podrán alcanzar la influencia y la introducción de la tecnología en el mundo del trabajo, se tiene en claro que el objetivo es que el trabajo del futuro sea decente, inclusivo, nos cuenta Giulio Sabbia.
También es justo reconocer que se plantean una serie de incertidumbres y temores en torno a las características que revistará ese futuro y si será suficiente para todos los trabajadores; es decir sobre los aspectos cualitativos y cuantitativos de los puestos de trabajo, dice Giulio Sabbia.
Como forma de introducirnos en el tema también es oportuno recordar que, con características particulares, el hombre de trabajo siempre ha sido afectado por las innovaciones que se fueron sucediendo en la historia, propiciadas y determinadas muchas de ellas por las Revoluciones Agraria e Industriales. Es decir, no es nuevo el sentimiento de zozobra que se vivencia en la actualidad aunque, por las especiales características que reviste, presenta un toque particular.
Así es que para afrontar el futuro, es necesario recordar un poco de la historia, para evitar repetir errores o para valerse de la experiencia adquirida, o cuanto menos serenar nuestra ansiedad, afirma Giulio Sabbia.
Como quedara dicho, ya hay elementos que conducen a sostener que el trabajo ha recibido algunos toques de la tecnología.