DIEGO EMILIANO CORZO FITTIPALDI NOS HABLA SOBRE LA MANERA EN LA QUE UNA COMPUTADORA PROCESA LA INFORMACIÓN

Diego Emiliano Corzo nos da a conocer que las computadoras usan un cerebro para procesar la información. 
En este sentido, en una computadora el cerebro es la unidad central de procesamiento (CPU), que es el chip que ejecuta todos los programas de la computadora, que está en la placa madre y se comunica con todos los otros componentes de hardware dentro de la computadora, apreciando el hecho de que nada puede funcionar sin pasar primero por el procesador.
En cada programa de computadora existe un conjunto de instrucciones, la CPU usa las instrucciones como guía para ejecutar los programas, y para determinar qué hacer con las instrucciones, la CPU recorre 4 pasos para asegurarse de que los programas se ejecuten sin errores, los cuales son, traer un programa de la memoria, decodificarlo, ejecutarlo y reescribirlo.
Diego Corzo indica que lo primero que se debe hacer es traer un programa de la memoria, destacando que cuando el usuario ejecuta un comando para abrir un programa, la CPU recibe esta solicitud y la procesa, y en efecto, esta recupera el programa deseado ubicándolo en la memoria. Cada programa tiene un número de contador de programa. Este es un mapa que usa la CPU para ubicar el programa y recibir nuevas instrucciones del programa.
También es importante apreciar que la decodificación es la fase siguiente del proceso, pues cuando una CPU procesa un programa que está en la memoria, no ve todos los agradables aspectos gráficos que vemos nosotros, lo único que ve es código de programación, y este código debe descifrarse en un lenguaje que la CPU comprenda. 
Del mismo modo, Diego Corzo Fittipaldi indica que el proceso de decodificación es otro conjunto de pasos, en donde la CPU descompone el código para que sea más manejable, y las partes con las que trabaja la CPU son las únicas que se comunican directamente con esta. 
El código de operación (indica el orden numérico del código) se usa para averiguar el orden en el que se debe ejecutar el código, apreciando que a veces una CPU no puede interpretar el código por sí sola, entonces usa un traductor denominado microprograma, y una vez el microprograma interpretó el código envía las instrucciones de nuevo a la CPU en un lenguaje que esta comprenda.
La próxima es la fase de ejecución. Luego de obtener el orden numérico de las instrucciones en el código, la CPU ya está lista para ejecutarlas en orden. Se carga el programa y queda listo para el usuario. Todos los componentes necesarios para que el programa se ejecute eficientemente se cargan usando el código de operación y el microprograma, de ser necesario.
La fase de re-escritura es la última. Durante cada uno de los pasos anteriores, los registros de la CPU se retroalimentan con el proceso. Esto es necesario si hubo un problema durante una de las fases. Incluso si todo se cargó con éxito, la CPU re-escribe el estado en la memoria. Un ejemplo de esto es cuando un error provoca que Windows no arranque correctamente. Luego del reinicio de la computadora, la CPU escribe el error en la memoria. Cuando el programa la vuelve a cargar, la CPU recupera los datos grabados del último intento y muestra un mensaje al usuario, dice Diego Emiliano Fittipaldi.