La RFEF plantea suspender hasta enero las competiciones no profesionales


La nota emitida a última hora de la mañana donde la RFEF junto al resto de federaciones de equipos anunciaban una reunión urgente con las federaciones territoriales ha hecho saltar las alarmas. Reunión que, como exponía la propia nota federativa, viene provocada por la nueva situación derivada de la pandemia y para poder tener una seguridad sanitaria. 

07/08/2020

Act. a las 18:48

CEST

Pues bien, según ha podido saber IUSPORT, detrás de este movimiento estaría una clara intención de retrasar las competiciones no profesionales en la próxima temporada. Un aplazamiento que pudiera llevar el arranque de la competición a enero del 2021.

Lo que falta por determinar es qué competiciones se verían afectadas. Entre ellas está con total seguridad la Segunda B, pero no es descartable que afecte también a las dos categorías del fútbol femenino además de las dos divisiones de fútbol sala junto a su competición femenina. Estas cinco últimas forman parte de lo que la RFEF acaba de considerar como competición profesionalizada.

De momento ninguna de las partes afectadas tiene confirmación alguna al respecto. En el caso de la Segunda B se trata de Proliga como Asociación que representa a un número de equipos de la Segunda B y Tercera división.

Tampoco tienen información alguna desde la RFEF en la Asociación de Clubes femeninos y que representa a la gran mayoría de los clubes de la Primera y Segunda División femenina.

En idéntica situación está la LNFS, donde también están la gran mayoría de clubes que forman parte de las dos categorías del fútbol sala nacional. En este caso, sin ir más lejos, ayer mismo anunciaban que retrasaban los amistosos de pretemporada por falta de protocolo. 

Todos ellos coinciden en señalar que este posible escenario provocaría una debacle por varias cuestiones. En primer lugar por los contratos que ya tienen firmados los clubes con sus jugadores, ya sean en Segunda B, fútbol femenino o fútbol sala. De hecho muchos equipos ya han empezado sus pretemporadas.

El otro impacto es el económico derivado del retraso de la competencia con incidencia directa en los contratos audiovisuales. Especialmente en lo que afecta a la liga femenina y su contrato de tres años o los tres años también que tiene firmados en el fútbol sala

Parece claro que lo normal es que cuando se reúna con las territoriales y comunique estas medidas, la RFEF deberá ponerlo en conocimiento de los clubes.

Además, este cambio normativo deberá pasar por la Comisión Delegada, constituida actualmente en gestora por el proceso electoral y darle traslado al CSD para su aprobación. Como se hizo en la propuesta por dar por finalizadas todas las competiciones de la presente temporada salvo aquellas donde ha habido formato de play-off.