La Federación requiere a los clubes no profesionales usar su logo para poder recibir los test PCR


En la tarde noche de ayer conocíamos que finalmente serán obligatorios también los test de PCR en el fútbol no profesional. Esto implica tanto la Segunda división B, Tercera, Futbol femenino, playa y fútbol. En el caso del fútbol, y dentro del marco del acuerdo con la AFE, tendrán que realizarse estos controles en las 48 o 72 horas previas a la disputa del encuentro. 
El mismo acuerdo, que debe quedar incluido en el protocolo reforzado presentado por la RFEF, deja constancia que será la propia RFEF la encargada de centralizar la compra y distribución de estos test. A los 640000 aportados por el sindicato se suma el millón y medio que percibe de la FIFA para esta partida. A estos test de PCR se suman los 200.000 de antígenos que la propia Federación ya anunció hace esas que destinaría al fútbol no profesional.

20/10/2020 a las 11:10

CEST

Ramón Fuentes

La polémica surge en el momento de su distribución. Para ello la RFEF ha elaborado una solicitud que deben completar todos aquellos clubes que quieren beneficiarse de los mismos y en donde recoge una serie de requisitos mínimos que deben cumplir para poder acceder a los mismos.

Y el que peor ha sentado entre los clubes es el que requiere el uso obligatorio del logo de la competición. Textualmente dice: “El club o SAD hará uso de los logos de la competición en todos los partidos de la misma en la ropa deportiva según la reglamentación y normas de la competición….y el cumplimiento de la publicidad en cuanto al no uso de publicidad que sea incompatible con la imagen corporativa de la RFEF durante la temporada 2020-2021, siempre y cuando reciba los test financiados con fondos propios de la RFEF”. 

Una exigencia que no ha sentado nada bien en muchos clubes. Especialmente en los femeninos dependientes de la Asociación donde además del logo de la RFEF se suma el correspondiente al patrocinador de la Primera categoría. Esto se debe a que no hay acuerdo al respecto en esta materia en las partes en cuanto a las cantidades del parche. Cantidades que no son los clubes sino la RFEF quien negocia con el patrocinador en un contrato global y que luego es quien debería distribuir entre los clubes. 

A este respecto la Asociación denuncia que esta temporada no está percibiendo de la RFEF las cantidades para sufragar los viajes a las islas como se recibian historicamente. Algo que sí estaría abonando el estamento federativo con los cinco clubes adheridos al Programa Elite. 

Deben estar al día con las obligaciones económicas que ha establecido la RFEF

Polémica de logo extensible al resto de categorías y especialmente también al futbol sala donde los clubes dependientes de la LNFS; como ya contamos en SPORT; anunciaron que no tenían porque cumplir.

Pero además todo aquel club que solicite estos Test debe cumplir con el control económico fijado por la RFEF según está recogido en su Reglamento General y dentro de los plazos. El primer plazo acaba de concluir el pasado mes de septiembre quedando para diciembre un nuevo control. Control que de momento estas primeras temporadas no implica sanciones pero que, una vez sean efectivas, supondrá incluso poder ser excluido de la competición.

Además los clubes o SAD que lo soliciten deben estar a corriente de pago y de sus obligaciones ante la Agencia Tributaria, haciendas locales. No debe adeudar cantidad alguna con la RFEF ni Federación Autonómica como tampco puede tener sus derechos federativos suspendidos. Asi mismo deben colaborar con la RFEF para que puedan pasar los test los árbitros que tengan una proximidad geográfica con cada uno de los clubes.